domingo, 5 de febrero de 2012

¿Lo ves azul?


Azul aguamarina es el color del fondo del mar, del cielo y de la Tierra, nuestro "planeta azul". Azules son los zafiros, Juliette Binoche en una trilogía de cine, y esas botellas de vidrio de Solán de Cabras que desaparecen misteriosamente de los restaurantes.

Color primario junto al rojo y al amarillo, el azul es conocido por su pureza, símbolo de la eternidad y lo apacible. Por eso la gente que quiere vestir guapa a la par que elegante se viste de azul, marino casi siempre. O se compra un Citroën DS y le echa actitud.




Historias de color azul las hay muy bonitas. Y como siempre, llegan de la mano de Eva Heller y su libro "Psicología del color". La que más me ha gustado tiene nombre de flor, y se llama Nomeolvides"Se decía que el nomeolvides recibió su nombre por un hombre que recogía esas florecillas a la orilla de un río para su amada, cayó al río y antes de ahogarse, gritó: ¡no me olvides!" 


Moraleja: las flores se compran en el mercado, en La Trastienda, en Interflora o en Dos Regaderas.Y si eres silvestre y prefieres cogerlas del río, importante no olvidar el flotador. 

La goma japonesa de Detail borra las nubes. Muy nipón. 

El azul es el color favorito de un montón de gente: casi el 46% de los hombres y el 44% de las mujeres. Nos gusta porque despierta simpatía, armonía, amistad y confianza. Azul nos parece todo lo que vemos lejano, porque los colores cambian con la distancia y allí todos parecen turbios y azulados, pero es debido a las capas de aire que los cubren. 


Matisse me enseñó que algunas conversaciones no son frías: son azules. 

El azul es un color muy "parrer" porque te ayuda a ver las cosas con distancia, como  Cosimo Piovasco. Cosimo fue el Barón rampante de la novela de Italo Calvino. En un acto de rebelión, el joven decidió encaramarse a la encina del parque de la casa paterna, y allí se quedó. Entonces eran tiempos de Napoleón, pero seguro que si Cosimo hubiera conocido a Elton John, los dos habrían gabrado un disco juntos, la estrella le habría regalado estas gafas que acaba de diseñar para Super, y todos sus conciertos habrían sido en el jardín. 



Más cosas bonitas azules: Los azulejos de Glithero, fabricados con flores y hierbecillas que el británico Tim Simpson y la holandesa Sarah Van Gameren recogen por Londres -¿llevarán flotador cuando anden a la altura del Támesis?-. Prensadas con vidrio, la pareja aplica sobre ellas unos rayos ultravioleta que dan como resultado estos preciosos contornos. 





Hay un azul que suena muy bien, y es el índigo. Cuenta Eva Heller que este azul se llama así por la India, lugar donde crece un arbusto con flores en racimo de color blanco o rosado, del que se saca un colorante natural que ahora vuelve a estar de moda como alternativa a los tintes artificiales, productos químicos fabricados con derivados del petróleo. 

En 1850, Levi Strauss diseñó unos pantalones que en principio eran sólo para cowboys y buscadores de oro, pero como en el fondo aquí todos somos un poco malotes y nos encanta el glamour, pues al final los blue jeans, -vaqueros- los ha acabado llevando el vecino, su hijo y todos nosotros. 



Así que esta semana que en Europa estamos de ola polar, conviene no olvidar que más allá del hielo, la escarcha, el grajo y los labios azules de puro morado, hay un lugar donde el azul es ultramar, límite donde la imaginación rompe las olas de lo imposible, y el horizonte se tiñe de color realidad: Azul. 



3 comentarios:

  1. Los enlaces de "Eva Heller" y "La Psicología del color" no funcionan... De todos modos, como me interesaba mucho el tema, lo he buscado y el link es el siguiente: http://olgacarreras.blogspot.com/2008/11/resea-psicologa-del-color-de-eva-heller.html

    Genial post, Belén...¡como siempre! jeje

    Saludos :-)

    ResponderEliminar
  2. Laura, ¡gracias por avisar! Ya los he corregido. ¡¡A ti particularmente te encantaría el libro!! Un beso ;-)

    ResponderEliminar
  3. qué buena eres =) AZUL!
    Elena!

    ResponderEliminar