jueves, 19 de enero de 2012

La estrella de Vidal Sassoon- Una entrevista imaginaria



"If you don't look good, we don't look good". Vidal Sassoon

La estrella de Vidal Sassoon apareció de noche, en medio del desierto israelí. A sus veinte años, este británico de origen judío que cambió el mundo con un par de tijeras -el capilar como mínimo-,  contemplaba el imponente cielo por las noches en busca de una luz, su luz.

Vaya con Sassoon, pensé mientras veía el documental sobre su vida.Y yo, que hasta antesdeayer sólo conocía a este hombre por el champú anticaspa. Madre-mía-Madre mía.

Al acabar, senté a Vidal en mi sofá, le invité a un gintonic imaginario ("No bebo apenas alcohol, gracias. Un agua con gas estaría bien" dijo él) y decidí entrevistarle.



- Señor Sasoon, es un honor tenerle con nosotros en San Juan Pueblo.
- El honor es mío, señorita Torregrosa. Por cierto, lleva usted un Bob horrible.
- Lo sé, lo sé, pero qué le vamos a hacer. Daños colaterales de no vivir en Londres. Podría ser peor.

Sassoon está mayor, pero sus ojos tienen un brillo muy especial. El pilates que practica desde hace más de veinte años ha dejado huella en su cuerpo fibroso, fuerte, en forma.

A golpe de sorbo, empiezo a disparar:

- ¿Cuándo encontró Sassoon su estrella? 

- Fue en Israel, en 1948. Tenía tan sólo 20 años, y me había alistado como judío en la Haganá para luchar en la guerra. ¿Sabe Usted? El desierto es un lugar imponente. Y con mi juventud, en aquel momento sentí que necesitaba demostrar algo. Fue una gran experiencia. Una noche, envuelto en la arena y el frío del desierto, miré a las estrellas y me acordé de mi infancia, del abandono de mi padre a los 3 años, de mi paso por el orfanato porque mi madre no podía hacerse cargo de nosotros, de la vuelta a casa y de aquella visión que mi madre tuvo una noche: "Serás peluquero".

- ¿Y qué ocurrió entonces? 
- A esa edad, manejar unas tijeras era lo único que sabía hacer. Raymond Bessone había sido mi mentor, y yo miraba a las estrellas y me preguntaba a qué me dedicaría de mayor, si tenía que ser peluquero: "O cambio de profesión, o cambio yo", pensé. Decidí cambiar yo.

- Vidal Sassoon encontró la libertad oculta tras las facciones de millones de mujeres, belleza en movimiento inspirada en la arquitectura de la Bauhaus y sus volúmenes. ¿Cuánto tardó en desarrollar su propio estilo de corte? 

- 9 años. Tardé 9 años en encontrar lo que andaba buscando. Algunos días me enfadaba tanto al ver que el resultado no coincidía con lo que iba buscando, que al terminar de cortar lanzaba las tijeras y me iba a caminar. Las clientas estaban contentas, pero yo no. Entonces reflexionaba por mi cuenta, me tranquilizaba y volvía de nuevo al salón. Mientras cortaba cabellos y más cabellos, seguía buscando ese algo "completamente distinto" que llevaba dentro: "El único sitio donde el éxito viene antes de trabajo es en el diccionario". Al final lo encontré.

- Y fue mágico.
- Fue precioso. Llegó todo de pronto. En 1957, un Bob fue el complemento de Mary Quant en la presentación de su revolucionaria minifalda. Poco después llegaron el salto a Nueva York y los halagos de la prensa. Recuerdo estar cortándole el pelo a Mia Farrow para "La semilla del diablo" con todos los fotógrafos y periodistas alrededor. Fue todo muy crazy.

Sassoon sorbe su agua con gas despacio y entiendo que es tarde y mañana hay que madrugar. Mientras, miro los surcos que la vida -y la muerte a los 33 años de su hija mayor por una sobredosis- han cavado en su rostro, y me parece comprender mejor la frase de su documental: "La vida no es un cuento de hadas". 

Moreno, bronceado por el sol y los largos en su piscina de L.A, el hombre que se definió a si mismo como una "rockstar, un artista y el artesano que cambió el mundo con un par de tijeras" se queda mirando las caracolas de mi pelo y sé que mi momento es ahora o nunca:

- Vidal, ¿me cortaría Usted un Bob como Sassoon manda? 
- Of course, señorita Torregrosa. Será un placer.

Vidal Sassoon 
The Movie 

2 comentarios:

  1. ..¡y yo no conocía ni el shampoo! qué frases más inspiradoras les has podido sacar en una corta conversación, buenísimo. "El único sitio donde el éxito viene antes de trabajo es en el diccionario", genial, "O cambio de profesión, o cambio yo", excelente.. muchas gracias por compartirlo. ¿y qué tal quedó el estilo Bob al estilo Sasson?
    saludos, [:

    ResponderEliminar
  2. Kreiziboi, todas ellas de Vidal, ¡mágico el señor?

    El pelo sigue hecho un jaleo, ¡asilvestrado! Pero no nos importa ;)

    Buen domingo!

    ResponderEliminar