jueves, 28 de julio de 2011

Cosas que aprendí viendo el espectáculo "Corteo", de Cirque du Soleil

 

"To find yourself you have to lose yourself". 
Daniele Finzi Pasca, creador y director de "Corteo".

La historia de Cirque du Soleil empieza viendo caer la bolita, con un atardecer. Fue en Hawaii, en 1984. Guy Laliberté, fundador de la compañía, contemplaba una maravillosa puesta de sol. Tras casi cuatro años intentando sacar adelante una empresa circense en Québec, su Canadá natal, un atardecer en Hawaii le regaló a Laliberté ese nombre ahora conocido y admirado por todos: El Circo del Sol. 

Cuando volvió a Canadá, Guy buscó la palabra en el diccionario, y la cara se le iluminó al leer el significado de la palabra "Sol": juventud, dinamismo y energía. Laliberté decidió usar el término francés, "Soleil", y trabajar en torno a un slogan que dice: invocar, provocar, evocar.





COSAS QUE APRENDÍ VIENDO EL ESPECTÁCULO "CORTEO", DEL  CIRCO DEL SOL

Los inicios del Cirque du Soleil no fueron fáciles. Pero tras más de veinte años de trabajo, la marca es única en el sector del entretenimiento, y cuenta con toda una serie de shows itinerantes y otros fijos, como el de Las Vegas. Ayer tuve la suerte de ver su espectáculo "Corteo". Creado y dirigido por el suizo Daniele Finzi Pasca, "Corteo" es la historia... Bueno, no te la cuento por si vas a verles. Vale la pena: su mezcla de imaginación, sensorialidad y emociones es única, tanto como su marca. Reflexionando sobre el espectáculo, esto fue lo que encontré:


NO HACE FALTA INVENTAR SIEMPRE ALGO NUEVO, TAMBIÉN PODEMOS REINTERPRETAR LO ANTIGUO: El Circo del Sol ha sabido reinterpretar la imagen del circo, quedándose con la esencia de un concepto feliz, que vive en el cuarto de la memoria vital de nuestra infancia.

¿Cómo? Eliminando los factores que disparaban sus costes y lastraban su imagen, como el uso de animales en el espéctaculo y/o el interminable tren de vagones que todos recordamos junto a cualquier carpa de circo. La esencia del Cirque ha quedado atrapada en el nombre: lo que ves en su espectáculo no es propiamente un circo: es algo nuevo, resultado de una simbiosis entre el circo (reducido a los conceptos esenciales de payasos, acrobacias y una carpa) y el teatro, y vive feliz en la indefinición de sus sinergias. "Reinventamos el circo", afirmaba el entonces artista callejero Guy Laliberté, fundador de la compañía.

La tradición es un legado que esconde tesoros de incalculable valor. Ser capaces de abrazar la tradición de esos sectores para contemporarizarlos y devolverlos al mercado como algo fresco me parece uno de los mayores y más bonitos retos de nuestro tiempo.

CUSTOMIZA TU PRODUCTO, "PIENSA LOCAL, ACTÚA GLOBAL": El protagonista de ayer traía hechos los deberes. Palabras como horchata y fartons, Castillo de Santa Bárbara o el club de fútbol, el  Hércules, bailaron por sus textos con la misma precisión con la que se movían unos acróbatas con tabletas de chocolate como no había visto en mi vida.

Vino a mi memoria una frase de Francesco Morace en "La estrategia del colibrí" que habla de "pensar local y actuar global", y aquello me pareció un ejemplo perfecto de producto absolutamente globalizado (el equipo cuenta con artistas de más de 21 nacionalidades), capaz de mezclar realidades como el tango con otras tan locales... como el Castillo de Santa Bárbara.

LA HISTORIA CUENTA, LA IMAGEN IMPORTA: Dos actos y un intermedio. Una trama. Un nudo y un desenlace: una historia, con un vestuario muy sofisticado. Allí había teatro. Hasta Shakespeare tuvo un cameo. "Corteo" llegó como todos los demás espectáculos del Cirque, con una música única, que recordaba un poco a los musicales de Broadway. "La clave del éxito del Circo del Sol es su mezcla entre lo visual, lo emocional y el nivel físico de su espectáculo", afirma Line Tremblay, Directora Creativa de "Corteo".

En la era del copy/paste, ser generadores de contenido es importante. Pero viendo al Circo del Sol aprendí que es igual de importante saberlo generar que ser capaz de diseñarlo y hacerlo estéticamente atractivo. La imagen importa, y las buenas historias, cuando son irresistibles, también entran por los ojos. 

NOTHING IS EVERYTHING: Hace ahora dos veranos una frase se quedó enganchada en mi memoria. Decía así: "Todo el mundo es bueno en algo. ¿Cuál es tu talento?" Ver a toda una compañía de trapecistas, un gigante y una pareja de enanos, un payaso y un montón de bailarinas me hicieron pensar que en el mercado laboral actual hay sitio para todos. Intenté imaginar la vida de esas personas, el momento en que decidieron que querían dedicarse al espectáculo, el día que descubrieron que querían vivir una vida alternativa, la enorme pasión y lo mucho que habrán trabajado para ser ellos, y no otros, los protagonistas del espectáculo.

Ayer pensé que el mundo actual está lleno de posibilidades para generar nuevas ideas y negocios, impensables hasta hace muy poco. Que ahí fuera hay mucha gente que comparte esta filosofía de la suma y el equipo, la innovación basada en las sinergias y la colaboración, la atracción en lugar de la competición.

Ya nadie puede hacernos renunciar a nuestros sueños. Sólo nosotros mismos.

2 comentarios:

  1. MI hermano que es actor de calle, entre otras cosas me dijo del circo del sol, que otro de los ingredientes fundamentales es que los que allí trabajan son los mejores.
    Los acróbatas con tabletas de chocolate son deportistas de élite en algunos casos, gimnastas por ejemplo.
    Buenas ideas, buenas gentes, buenos impulsos. Hay un lugar para ti, pero sobre todo si te esfuerzas por ser especial.
    Punto y aparte.
    Hoy he visitado con mi familia en museo de Cristóbal Balenciaga en Getaria (Guipuzcoa), recomendable sin duda para alguien como tú Belén, y desde luego para todos los que la seguís y tenéis inquietudes.

    ResponderEliminar
  2. Botedeplumas,

    Entonces a tu hermano le gustaría ir a verlos.
    Qué ganas tengo de ir a ese museo...
    De vuelta de vacaciones... con buenas ideas y muchos impulsos... Cuidando ese lugar, donde vivir la vida que uno ama. ;)

    ResponderEliminar